28 diciembre, 2006

FELIZ 28 DE DICIEMBRE!

FELIZ 28 DE DICIEMBRE!!




Suena el despertador y...milagro! es un día cuaquiera, (bendita rutina con su despertador incluído), lo bueno de la Navidad es que te hace apreciar la normalidad, no hay tensión por dar o recibir regalos flagrantes e inesperados, no hay naúseas, ni resacas, ni familiares desconocidos con sonrisas sardónicas, no hay nada más que la triviliadad de un día simple, sin expectativas, sin celebraciones, sin la obligación de ser feliz.



Feliz Jueves 28 de Diciembre, un día tan frío y soleado como otro cualquiera del mes de diciembre del año pasado o quizás del año por venir. Un día del calendario sin mácula, sin insignia, sin designio, un día como otro cualquiera para ir y venir.


Y sin embARGO...COMO DICE BORGES: "...por un grieta, está Dios que acecha", y, en medio de esta Navidad pacata, en un día inocente, entre noches buenas y viejas noches, hay alguien que cumple años, alguien que sigue enamorado después de tanto tiempo, alguien que tiene la ilusión de que su padre se cure, alguien que aspira a que nadie se de cuente de que aún es feliz sin saber muy bien como...


FELIZ 28 DE DICIEMBRE!

(NO perdáis la inocencia mis queridos habitantes de Metacosmia...)

besos, Patbel.


21 diciembre, 2006

CANTA ANTONIO VEGA

Prolegómenos de navidad, preliminares, calentamientos.
Gente en las calles, gente abrigada, excesivamente abufandada, acolchonada. Porque ¡por fin el frío!. Por fin el frío. El frío conserva el rostro terso y lo hace besable y los besos apenas los rozan con los pies, como aves en vuelo. El frío conserva el rostro terso, y paraliza las ideas antes de que a algún enajenado se le ocurra llevarlas a la práctica.

(
No hagáis hoy lo que podáis dejar de hacer mañana. Ni siquiera es necesario que hagáis algo. No hagáis nada. Preocuparos tan sólo de soñar con perfección).

Calles peatonales por las que discurren bolsas y paquetes que se hacen llevar por hombres y mujeres. Tullidos con todas la minusvalías y deformidades imaginables nacen como malas hierbas en aceras y portales.
Demasiadas gentes, demasiadas bombillas, demasiados regalos que se van tachando en las listas, demasiadas prisas y miradas bovinas. Demasiado vacío, agujero, hueco, para tanto lleno.

En mitad de esta estampida, sólo un remanso que parece imposible entre tanto ñu pezuñeando, un regato que se le ha escapado al río y se desliza solo y silencioso como una lágrima. Entre tanto escaparate iluminado, sólo una esquina, desconchada, mal iluminada, en la que
descansar el alma y la mirada de tanto anuncio.
Canta Antonio Vega. Antonio Vega toca la guitarra:

Tuve que correr cuando la vida dijo: ve.

No hubo manera de pararme.
Correr que fue volar,
beber de un solo trago todo el mar
y no sació mi sed el agua.
Cogí el sendero sin saber
que me alejaba para no volver.


El flequillo y la guitarra es lo único que impide que se rompa en el escenario. Tal es su fragilidad.
Apenas las gracias entre canción y canción y la confesión de que necesita gafas pero que la última vez que salió con ellas al escenario las pisó.

Pero cada canción es un milagro metido en una botella buscando un mar en el que naufragar.
Salud.
Oscar M. Prieto

20 diciembre, 2006

CARIDAD, LIBERTAD, DIVERSIDAD


Qué Holanda es un país especial, y sus ciudadanos no digamos, lo sé desde hace muchos años.
Por aquel entonces, todos los veranos llegaba al Colegio Mayor de al lado (permitidme que cubra su nombre) un grupo de holandesas con el afán de aprender español. Y ya se sabe dónde se aprende mejor una lengua.

Era tal la leyenda sobre esta especie de Plan Marshall, que muchos colegiales, durante el año ojerosos y tristes y a dos velas, preferían quedarse ese mes estival en el Colegio, en lugar de volver con sus familias.
No había lugar para el dilema; era la única oportunidad que tenían para comer acompañados e incluso de hacerlo por primera vez. Más de uno suspendía a propósito para justificar en casa la necesidad de estudio.

Por eso, no me sorprende la creación del N.V.D. partído político holandes que tiene entre sus fines fundacionales hacer oír la voz de los pedófilos: "¡Vamos a sacudir a La Haya hasta que despierte!"
Tal vez otro día os detalle su programa, por hoy, me limitaré a enunciar dos de sus reivindicaciones:

.- Los jóvenes, a partir de los 16 años y en vistas de una plena, completa y satisfactoria educación, deberán participar (ser parte) en películas pornográficas, así como también prostituirse.
.- Se permitirá y se hará ver a la sociedad la naturalidd del sexo con animales. No así el abuso.
Más acá de vidriosos juicios de valor, habremos de reconocer que el nombre elegido para tan sigular partido es muchos sentidos atinado:
CARIDAD, LIBERTAD, DIVERSIDAD


Digo yo que en algo les tendría que afectar a nuestros hermanos holandeses el hecho de vivir por debajo del nivel del mar.
Salud
Oscar M. Prieto

18 diciembre, 2006

DOS EN LA CARRETERA


Siempre he pensado que debería haber una asignatura (podría ser una optativa9) en la carrera de Arquitectura que fuera "Arquitectura a pié de carretera". Por alguna razón ese es un espacio en el que las modas y tendencias sucumben ante la singularidad y la atemporalidad de las manifestaciones artísticas. Hay un cierto ámbito de libertad expresiva e incluso de atrevimiento de formas y conceptos, seguramente producto del capricho del propietario, en esos hoteles, cafeterías y clubs de carretera.
!! Creatividad al fín!! ruptura de la normativa, transgresión y posmodernidad en esos moteles de ladrillo castellano terminados en almenas orgullosas coronadas con luminosos y rótulos en sinuosas letras mayúsculas.
Y los colores...la cal rosa diría que es una pequeña tendencia en los clubs de carretera, con nombres tan poéticos y españoles como "Los Abanicos".
Y los bares, yo diría que lo dan todo! saben que el viajero que para es un fantasma de otro mundo que se va para no volver, por eso a veces, la profusión de chismes, quesos, chorizos y mieles llega hasta el exceso. Los bares de carretera temen ser invisibles. Te abruman con sus licores y mantecados, y en algunos casos con su iconografía religiosa (como en Casa Pepe), para que vuelvas otra vez y rompas el hechizo.
Hay que entender y hasta justificar la anarquía de las carreteras, como en las "Road Movies", hay algo melancólico e iniciático en el viaje por carretera, es como si aún pudiéramos ver el tiempo atrapado en cada Kilómetro, casi como ser siempre un poco adolescente...
EPILOGO: Para Casa Pepe, la Taberna de Córdoba, dónde saboreamos una delicatessen como las berenjenas con miel de caña o la tortilla de rabo de toro. Prometemos volver. Un año de amor.
Besos Patbel.

13 diciembre, 2006

HACERSE MAYOR


Supongo que no es lo mismo "hacerse mayor" que "hacerse mayor".
Lo primero es algo inevitable, objetivo, ligado única y exclusivamente al tiempo y que no admite juicios de valor. Es decir, sobre este "hacerse mayor" no se puede predicar que sea bueno o malo. Simplemente sucede, sucede cada instante, cada respiración, me sucede ahora mismo, me está sucediendo mientras escribo, me hago mayor. Y vosotros también, mientras leéis, os estáis haciendo mayores.
El segundo "hacerse mayor", es otra cosa y requiere de distinto paladar y sutil balanza.
Entran en juego aquí, como en una baraja en la que se meten los ochos y los nueves, otro tipo de factores, unidos en lo común por ser subjetivos. Por un lado la propia persona que se hace mayor y por otro, la apreciación que hacen los demás de dicha persona como haciéndose mayor.
Aunque el tiempo juega un papel importante, sin embargo no es principal, ni tampoco continuo ni tasado. Pués un puede hacerse mayor de una semana para otra, de un día para otro y hasta de repente.
Existe además un matíz de verbo para esta realidad. Es el que sustituye el reflexivo "hacerse" por el tajante, preocupado y en ocasiones despectivo "está": "Está mayor".
Me he dado cuenta de que "estoy mayor". Ignoro si se trata de una condición "ya" permanente, o por contra y caridad, "aún" reversible. Me duermo con la radio puesta. Como mi abuelo -que acabó estando muy mayor el hombre-. Avanzando la noche se me acaban mezclando las noticias de la madrugada con los sueños de esas horas y acabo soñando las noticias y en mitad de ellas, como parte de ellas.
Sin ir más lejos, ayer me desperté sudoroso y vociferante en mitad de una manisfestación, entre dos bandos exaltados, en medio de a favor y en contra del dictador muerto y al alcance de todas las piedras.
Por eso esta mañana he venido al trabajo escuchando a Antonio Vega. Y a estas horas no tengo ni idea de lo que ha sucedido en el mundo. Ni si éste, el mundo, está mayor.
Salud
Oscar M. Prieto

12 diciembre, 2006

EL ESTADO PUTATIVO

Por fin han llegado las heladas, y con ellas el frío necesario. No me alegro por puro gozo meteorológico (por lo que a mí respecta siempre llueve a gusto), sino que Diciembre me ha traído un placer mucho más íntimo con sus temperaturas, pues ya son propiciatorias para el ancestral ritual que trasforma los cerdos en fiambres (hasta hora uno corría el riesgo de que se le estropearan los varales de chorizos por tanta humedad rezumando por paredes, por suelos y por almas).

Envuelto en frío, me atrevo a aseverar que sólo hay una cosa más insoportable que un padre con excesivo celo protector, y no es otra que un padre putativo con celo excesivo en el cuidado de sus hijos.

El Estado -que no soy yo- es ese San José que en lugar de carpintero es recaudador de impuestos, y que, privado del propio acto procreador, busca ganarse el afecto de sus corderos putativos velando por nosotros, en continua vigilia, despierto hasta que llegamos sanos y salvos a casa.

Sanos y salvos y perfectamente sobrios y hasta serios.


Es tal su celo, su afán, su entrega, su abnegada dedicación, que ha decidido, por
nuestro bien, poner un control de alcoholemia a la puerta de todo restaurante, tasca, bar o taberna en el que, llegadas estas fechas, nos podamos reunir a cenar con amigos o compañeros de empresa. Y todo ello sin interés recaudatorio.


Somos afortunados. Si Noé hubiera contado con un Est
ado protector como el nuestro, no hubiera llegado en el estado en que llegó a casa después de una cena de Navidad, y se hubiera evitado la vergüenza y el escándalo de mostrar a sus hijas sus vergüenzas.

Y hablando de matanzas, bien podéis ir despidiend
oos de ellas, pues tengo oído que son la próxima víctima de la Ministra de la Salud, movida por su celo universal por protegernos de todo lo malo.
Vade retro!
Salud
Oscar M. Prieto

07 diciembre, 2006

EL PERFUME


eN UNA de las visittas de Henri Michaux al estudio de Picasso enParís, cuenta Brassaï, que el escritor, tras ver la última serie de dibujos del genio, y quedar admirado de la fuerza y la expresividad de los trazos, dijo: "de toda la obra de Picasso, sin duda me quedo con los dibujos. Creo que es dónde más directamente aparece su genio. Huelen a azufre".
Desde lu3go, si dejamos a un lado los aspectos más poéticos de la frase, estoy totalmente de acuerdo con el olor escogido para la obra violenta y apasionada de Picasso. Y es que los olores, el olor de las cosas, revela muchas veces la auténtica naturaleza de las imágenes y los seres que nos rodean. Los sentidos, las sinestesias, nos dan una información sútil y reveladora que va más allá de los inócuos procesos racionales.
Hoy huelo a pomelo. Es un olor exótico, amargo, refrescante y ácido a la vez.Es un olor de hace años y tiene dentro a mi madre, la casa de mis padres y a mí misma en esa casa, tiene algo de Isidro por aquel entonces, cuando todavía era pelirrojo y no llevaba peluca.
Pero he tenido ya para siempre otros olores, el de Estambul: a cloaca y a río, y a jabón, un olor extraño que he llegado a echar de menos. Tambien el olor de los Kebab de Berlín, de los falafel y la comida india con salchichas humeantes que endulza las calles de Kreuzberg. El olor de un perfume nuevo, en una ciudad nueva, de un amor nuevo, en una iglesia, en un tranvía, en un concierto entre mucha gente silenciosa.
Ahora tengo otra vez los colores y los olores del taller. Que se mezclan y me hacen ver rojos con olor a aguarrás, verdes tridimensionales que huelen a cera y a barniz, rosas olorosos de madera y tinta china. Y grandes negros de petróleo y alcohol.
A mí VARON DANDY siempre me ha gustado. Ya no se lleva, tan sólo lo puedo oler en algunos señorines pizpiretos de antaño.
Desconfío de la gente que no huele. de las cosas y las casas que no huelen. Como en la película "El Perfume", la ausencia de olor parece una especie de condena fatídica. Un estigma inhumano. Leí el libro hace tiempo y me gustó. La peli también me ha gustado, y eso que era difícil trasladar a imágenes los olores. El actor se sale. Y Dustin Hoffman como siempre le da a su papel una personalidad única.
Me contaba mi prima que trabajó en ACNUR durante la guerra de SArajevo, que las mujeres refugiadas, lo primero que pedían eran perfumes y colonias, como si el olor, el buen olor, pudiera ser una suerte de antídoto para el dolor del mundo.
Hay un olor del miedo, y de la calma. Y un olor, el de uno mismo, que sólo lo perciben los otros...
Ciao, Patbel.

04 diciembre, 2006

SANTA BARBARA


"Santa Bárbara bendita. Tralaralará, tralará. Santa Bárbara bendita. Tralaralará, tralará. Patrona de los mineros miray, miray Marusiña, miray miray como vengo yo"
Diciembre llega con un abrigo de nieblas, de lluvia y frío. Y también con la muerte.

Paseo por el campus, luego de mañana, antes de que llegue alguien, sólo con las liebres y los lebratillos. Paseo y canto. Primero bajo y luego, poco a poco , emocionado alzando la voz. No hay nadie, pero no me importaría si lo hubiera. Me gusta la canción. Siempre me gustó.

"Traigo la cabeza rota. Tralaralará, tralará. Traigo la cabeza rota. Tralaralará, tralará"
Yo llegué a Madrid para estudiar Minas (¡Qué cosas verdad! ¡Mira que acabar después en Filosofía!) y el 4 de diciembre estaba señalado en rojo en el calendario: Santa Barbara. Señalado en rojo y en ruido y en polvora. Menudo jaleo se preparaba la mañana de hoy en la Escuela. Entraba la gente con petardos, pero petardos petardos, de los buenos, de los marrones y mecha negra, entraba la gente, digo, con petardos en las clases y allí no se respetaba nada y todos a saltar malditos y gritos y me hago una idea de los hoteles de Bagdad o de Beirut, pero cambiando la sangre por alcohol, el llanto por la carcajada, la tragedia por la ebriedad.
Según están las cosas hoy temo que hayan cambiado el nombre a la patrona, que lo hayan sustituido, por ejemplo por: día de solidaridad y paz minera e ingeniera. Por lo de no ofender sensibilidades, por lo del laicismo rancio, por la estupidez militante y bárbara, aunque no santa.
Temo también que hayan prohibido los petardos. ¿El motivo que hayan aducido para ello? No os extrañe que sea el de la
Alianza de Civilizaciones y la paz, tan reñida con el ruido de cartuchos y el olor a dinamita.
En fin, este es el sino de los tiempos, el paludismo intelectual.
Leo con media sonrisa, que Japón enviará inspectores por todo el mundo para asegurarse de que los restaurantes japoneses que comienzan a sustituir a chinos y coreanos, sean realmente japoneses y no chinos o coreanos camuflados, en los que el sushi esté cocinado como manda la tradición.
Un país curioso Japón. Supongo.

"De sangre de un compañero. Miray, miray Marusiña, miray, mira como vengo yo"
Salud.
Oscar M. Prieto

01 diciembre, 2006

DE NIÑOS Y VENENOS

Siendo como es algo tan propio de la oscuridad y del sigilo, desde niños aprendemos su naturaleza a la vez fascinante y perversa.
Hablo del veneno.

La Bruja, Blancanieves y la manzana nos acercan a la infancia la esencia del veneno, que no viene a ser otra que la de la muerte que libera al asesino de presenciarla y niega a la víctima la mínima justicia de conocer quién ha sido su verdugo.
La rueca de hilar, la aguja y otra vez la Bruja y otra hermosa e ingenua princesa vienen a reforzar la comprensión.
Comprensión que por otra parte es facilitada por la sencillez de un esquema que se impone inmediato: la maldad se asocia con las ropas negras, con lo feo, con verrugas y pelos despeinados= bruja. La bondad es candida y sonrisa y ropa de color y bella y joven= princesa. La relación funesta que se establece entre las dos es la manzana o aguja, el regalo envenenado, el engaño, la mentira.

Instintivamente el niño siente un rechazo puro por el veneno. El motivo es que priva al bien, a los buenos, de la posibilidad de defenderse, de luchar contra el mal, de vencerlo. El veneno puede con los héroes.
Pero también la imagen del veneno queda para siempre apresada en el ricón de la memoria protegido por las telarañas, latente como algo inconfesable. Nos atrae la idea del veneno y el poder que otorga, que no es otro que el de hacer el mal sin atraer sobre nosotros las consecuencias, hacer el mal sin pena, sin castigo porque nadie nos ve.
¿Estamos seguros de que no haríamos el mal o maldades si tuviéramos la seguridad, la impunidad de que no nos descubrirían, de que nunca sabrían que hemos sido nosotros, de que no tuviéramos que pagar por ello?
De la respuesta a esta pregunta depende la cocepción del hombre, de lo humano que tengamos cada uno.
Vuelve la bruja, transita por las calles de Londres y vuela en aviones, pero ahora ya no es fácilmente reconocible y el veneno no tiene forma de manzana sino de polonio 210 y es radioctivo.
Adivino en el aire síntomas de épocas oscuras que creíamos superadas. Otro día hablaré de ello.
Hoy quiero finalizar sintiéndome orgulloso, por leonés, y felicitar a Antonio Gamoneda por la concesión del Premio Cervantes. En lo personal diré, que una pequeña antología de este gran poeta de la vida llevada hasta el extremo, es uno de los libros que más años lleva acompañándome de mudanza en mudanza, de cambio en cambio, de vida en vida: ¡enhorabuena!
Que la envidia, pura manzana, no envene vuestra sangre. Nunca.
Salud
pD: ¡fELICIDADES JOSÉ ESTEBAN!
Oscar M. Prieto

29 noviembre, 2006

DECONSTRUCTIVISMO


NO fui precoz en el desvelamiento. En esto, los hay que despiertan antes y los hay, como yo, que se mantienen firmes en la trinchera de la ingenuidad hasta bien entrada la juventud, incluso más allá. Asumí los pequeños tropiezos, los inevitables tropiezos con la realidad contumaz, como parte inevitable -piedra, cimiento- de esa otra realidad que yo imaginaba.
Que no existiera el Ratoncito Pérez, fue hasta un alivio, pues no me hacía mucha gracia que un ratón, por pequeño que fuera, anduviera bajo mi almohada. Que los Reyes Magos no llegaran precisamente de Oriente, es algo que prefiero olvidar, a día de hoy aún me duele esta verdad. Fue sin embargo una tarde entre tercero y cuarto de carrarera cuando sucedió: el velo del templo se rasgo y me mostró que el mundo no era tal y como yo creía. Los culpables de tal inmersión en la realidad fueron toda esa caterva de filósofos sigloventeros encabezados por el inefable Heidegher.
Uno de ellos, muerto no hace muchos años, Derrida, hizo fortuna con uno de sus conceptos, el de el deconstructivismo.
A partir de ahí, mi vida no ha sido más que castillo de naipe que se viene abajo, piezas de dominó. El realidad, el mundo, mi mundo comenzó a deconstruirse y todo lo que hasta entonces no había visto, se manifestaba ahora con insistencia maniaca.
Nadie lo hubiera imaginado, pero sucedió: el deconstructivismo alcanzó desde los libros ilegibles de un filósofo a la sagrada tortilla de patata. ¡Por qué lo has hecho Adriá!
Últimamente el afán es deconstruir la Navidad. Comenzaron hace años, con el gordo de rojo. Siguieron alterando las letras de los villancicos y llenándolos de paz, de hogueras y guitarras -hasta tal punto, que se arruinaron los fabricantes de panderetas. (En el mundo dual de la progresía, simple, pandereta=facha- La iluminación navideña de las calles fue el siguiente objetivo. Y acabaran por privar de nacimiento al Niño Jesús, que ya no pasara de ser el nasciturus de una idea vieja y trasnochada, dejando una vez más hueca, huera, vacía, la palabra.
En parte ya lo han hecho este año en el Cortilandia del Corte Inglés, que tiene como motivo un zoo, con verja y todo. Allí no falta elefante, jirafa, tigre o león, hasta gorila albino tiene. Lo que sobra es un belén que han puesto en lo alto por vergüenza y que entre tanto animal de selva, queda como a un santo dos pistolas, es decir mal y ridículo (y ya sabéis lo que dijo aquel: De todas partes se vuelve, menos del ridículo).
De ese otro animal, el director de un colegio de zaragoza, que ha prohibido los actos navideños por encontrarnos en un estado laico, ni hablo (ni siquiera para decirle que este Estado nuestro no es laico, sino aconfesional, que es muy distinto, pero como el asno de Buridán, imagino que este jumento tampoco sabrá distinguir).
Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad.
Salud

27 noviembre, 2006

RIMPOCHET, KIOSKOS Y CINTAS DE VIDEO


BIENVENIDOS A UN LUNES CUALQUIERA DEL SIGLO XXI!!
Me pregunto que fatídica conjunción de planetas hizo que el otro día me robasen la cartera en el hall de un hotel de lujo. Mi horóscopo no decía nada al respecto, más bien me decía que si estaba pensando en pedir un crédito o un préstamo era un buen momento!...ironías del destino...horas después estaba poniendo denuncia en una comisaría lluviosa del centro de Madrid, con el aire abatido de una piscis cualquiera con la luna en SAgita5rio. !DESCUIDEROS!! así los llaman ahora, aprovechan un descuido (que mejor sitio para descuidarse que la barra de un Bar) y te dan el palo, lo mejor es que el maldito hotel tenía un "Gran Hermano" en sus entrañas y todo el festín quedó grabado en una cámara de seguridad. Es extraño ver las imágenes de como te roban, hay algo patético e irreal en verse ajena a la cutre realidad que acecha, mientras te tomas una coca cola y unos cacahuetes. Cintas de video con lo que nadie ve, tiempo robado desde la esquina de un bar, imágenes silenciosas de una mano que se desliza en un bolso, archivos infinitos de la ciudad.
Supongo que mi Karma estaba algo desequilibrado y claro, como dice mi querido Rimpochet, la balanza de lo positivo y lo negativo siempre se nivela sola (algo par3cido le debe pasar al Madrid), en estos casos lo mejor es internarse entre los cachivaches del Kiosko amigo y comenzar una colección absurda de budas en miniatura o comprar un libro de autoayuda y dejarse de victimismos.
Si lo confieso, he leído a Paulo Coelho. Ya dice él que siempre que tenemos un sueño el universo conspira para ayudarnos. A mí eso de que el universo conspira me produce algo de paranoia, pero creo que tiene razón, así que no pienso dejar que mi yang se desequilibre por culpa del ying de cualquiera, y hoy mismo me voy a coger en el video club una peli de Bollywood con un montón de indios cantando y moviendo las caderas como locos.
Ya sabéis queridos cosmonautas no dejéis que vuestros biorritmos decaigan, y como dice alguien
BE WATER MY FRIEND...
besos Patbel

22 noviembre, 2006

POR UNA VIOLENCIA DIGNA

Recuerdo de mi estancia invernal en Londres al portero del Museo de Ciencias Naturales, que era andaluz y buena gente, y la emoción por descubrir una librería con estantes repletos de libros españoles. Allí iba todos los viernes y me sentaba en el suelo a repasar todos los títulos, uno por uno, antes de decidir cuál de ellos me llevaba.
Una de esas tardes de viernes me llevé conmigo a mi casa de la viuda un pequeño libro titulado "Inquietudes y Meditaciones", que recogía un puñado de artículos de Don Miguel, Don Miguel Unamuno.
"Te doy una ..."
Así comenzaba uno de ellos. Don Miguel proseguía advirtiendo al lector que aquel no sólo era un argumento válido, sino que era el más válido de todos y también el más frecuente, llamado argumentum baculinium por ser aquél que apele al garrote. El segundo argumento en eficacia a la hora de zanjar las discusiones es el llamado argumentum ad pecuniam, el que apele a la bolsa y que suele tomar la forma de: "Te apuesto ..." Pero está a mucha distancia del "Te doy una ..." y en ocasiones puede traer más confusión al problema.
El caso es que la violencia se ha eliminado como modo de resolución de conflictos. Y si no se ha eliminado, está mal vista y su empleo te aboca sin remedio a uno de los grupos marginales de esta sociedad bien pensante.
¡Hasta la Carta de Constitución de las Naciones Unidas desprecia el uso de la fuerza como instrumento para la resolución de conflictos entre Estados!
El pasado Domingo nos contaba Marcos, que se encontraban dos vascos discutiendo y al no ponerse de acuerdo con las palabras o tal vez por exigirles éstas demasiada concentración y sintiéndose por ello privados del placer de toda buen discusión, le dijo uno al otro:
Oye, Patxi, ¿por qué estamos discutiendo, cuando podemos resolver esto a hostias?
Y dicho y hecho, los dos se metieron en harina.
La violencia forma parte de la vida y como tal debemos asumirla y practicarla sin complejos, como un hábito saludable y propiamente humano, legítimo.
Ya está bien de buscar sucedáneos que, no nos engañemos, no nos dejan satisfechos ni pueden sustituir la violencia en nuestras vidas cotidianas y nos vuelven violentos, pero de la violencia mala: la que no sale, la que se calla. Que si una pachagilla, que si el gimnasio, que si la play, que si ir de compras, que si irse un verano de voluntario a Nicaragua, que si la fe, ...
Nada, sí, nada, todos sucedáneos. Nada comparable a unas buenas hostias, que también pueden ser entre amigos, los domingos por la tarde.
Salud.

20 noviembre, 2006

COMPAÑIA NACIONAL DE DANZA



EL OTRO DÍA fuí a ver a la Compañía Nacional de Danza que actuaba en el Teatro de la Zarzuela de Madrid. Nacho Duato es el director. (desde que ví el "Testimonio" de Nacho Duato en La Hora Chanante, no puedo evitar verlo con otros ojos)
La danza es un arte milenario que, como todas las artes, en un principio tenía grandes connotaciones religiosas, sagradas. La danza actual, como todas las artes contemporáneas, está marcada por la banalidad y la transgresión.
El caso es que creo que el público, en general, hemos desarrollado una alta tolerancia a ambas cosas. Hemos digerido, sin darnos cuenta, la pluralidad de expresiones y lenguajes artísticos, la abstracción, el feísmo, el surrealismo, son ya movimientos asimilados.
Me encanta ver entre el público de estos actos y exposiciones a jubilados y burgueses de toda la vida, con una mirada entrenada en las manifestaciones posmodernas y en el consumo del producto artístico de temporada. Personas que responden a las provocaciones del arte moderno, con una sonrisa paternal y satisfecha del que está de vuelta de todo porque nunca fué a ninguna parte.
HOy en día casi resulta más transgresor ir a ver una obra de Arturo Fernández que asistir a un festival de teatro alternativo, y es que, digásmolo de una vez, lo banal y lo transgresor, no dejan de ser propuestas ya clásicas, que responden a creadores de los años 60 y 70.
DE TODAS FORMAS, resulta interesante observar los intentos de provocación dentro del lenguaje escénico a lo "Fura dels Baus", dentro de la concepción de la escena como subversión del sistema establecido y como ruptura de los límites perceptivos del espectador.
Las Variaciones Goldberg de Bach, sonaron como música base sobre la que se desarrolló la primera coreografía de La Compañía Nacional de Danza. Una maravilla. Una escenografía sobria y contenida, la simbología del piano de cola suspendido del revés sobre la fragilidad de los bailarines. El tiempo justo para quedarte con ganas de más.
La segunda coreografía juega con los elementos de la danza-teatro, con la palabra y supresión de los límites de la escena. El arranque es fabuloso, cuerpos como bolsas de basura que penden de una pared blanda echa de jirones de tela. La música de una guitarra eléctrica desgarrada con toques tecno. Un efecto siniestro y energético. Demasiado larga.
Me gustó mucho. Aún así creo que necesito ir a ver algo verdaderamente moderno, y vosotros? CHATINES??
BESOS, Patbel.

14 noviembre, 2006

¿TONTO O MALVADO?


El aire se está haciendo apenas respirable y eso que el sol ha salido hoy con fuerza (dicen los meteorólogos que mañana volverá a sucumbir ante el acecho implacable de las lluvias).
Pero lo peor es que uno ya no sabe si es tonto, o sospecha que e
s tonto, o teme la certeza inexorable de su estupidez cuando cae por error en un sofá, delante de un telediario o en la calle se cruza con marquesinas de mobiliario urbano y paradas de autobuses.
Tonto, torpe, o malvado y pervertido. Es esta la única disyuntiva, la única opción, el único columpio en el que columpiar nuestro albedrío. Tonto o malvado, pervertido o torpe.
That´s the question!

El aire ya es apenas respirable ante un telediario.
Uno no sabe si es tonto o hace mal las cosas a propósito, cuando constantemente
el están señalando con el dedo de juez por no llevar puesto el cinturón de seguridad, cuando le advierten, como advierte un padre amantísimo, que no olvide las cadenas y llene el depósito de gasolina si se prevee nevada. La suiguiente noticia también es un recordatorio de nuestra torpeza o rijosidad: hay que utilizar preservativo y hacerlo una vez por semana. La siguiente, noticia, predica contra la gula y el descontrol alimentario: qué dieta debemos seguir y a qué hora comer (La última de ayer, que además es campaña del ministerio de sanidad, advierte a los padres de que hay que levantarse antes para poder hacer un desayuno de unos veinte minutos con los hijos antes de mandarlos al colegio). Que digamos No. Que hablemos con ellos. Que no conduzcamos. Que no rechacemos por el simple color de nuestras piel. Que....
¡quéquerequé!
Parecemos gallinas de corral.

Para acabar se permiten el exceso que da la autoridad moral de recomen
darnos los libros, las películas y los conciertos que estarían bien para nuestro fin de semana.
Las marquesinas y paradas de au
tobuses también te recuerdan que no eres bueno: no lo abandones, pon un perro en tu vida, no tires papeles, cede el asiento a los más viejos y a las embarazadas, todos somos iguales, ..., querámonos más todos, la orgía universal,... eso sí, sin pezqueñines, las puertas del paraíso terrenal nunca podrán traspasarlas los pederestas.
Y así pasa el otoño, con el corazón acongojado y el culo prieto por ver a cada paso por encontrarte en cada telediario con la evidencia de que incumples los más básicos preceptos,
aptitudes, actitudes y hábitos para ser ciudadano ejemplar de nuestra ejemplar sociedad. Ante esta constatación, no queda otra salidad que buscar el bar más cercano y beber hasta olvidar.
Que dios os guarde de los telediarios y de las marquesinas.

Salud!

08 noviembre, 2006

3EL PRECIO DE LA VIDA




Si hay algo verdaderamente íntimo en la vida de una persona, es una factura. Hasta el más trivial y arrugado ticket del supermercado se revela como una fiel y tozuda radiografía de nuestra historia. Facturas torpemente compartidas, cifras enlatadas de compras de anochecer, estrambóticos y enigmáticos tickets del chino de la esquina, y como no! tenebrosas facturas de final de mes.
El otro día descubrí que el cine cuesta lo mismo que una lata de Habitas "baby" fritas en aceite. (por cierto, si las rehogáis con ajo y un poco de jamón están buenísimas), también cuesta lo mismo que un corte de pelo en oferta en peluquerías dignas de Tim Burton. O lo mismo que un billete de metro de un día (Downtown) en Londres.
Ando detrás de un sillón para el taller, pero me he dado cuenta que por el mismo precio me puedo comprar un viaje-paquete cerrado de tres días a Roma con hotel incluído, aunque quizás me decida por ahorrar hasta el último euro y comprarme un castillo en el Ampurdán como hizo Salvador Dalí, más conocido como "Avida Dollars" todo un maestro del surrealismo y pionero de la especulación artística y la poética del dinero.
Otro artista con fama de tacaño era Picasso, a pesar de haber sido rico en vida, llevaba los trajes raídos y cuenta Brassai, en sus conversaciones con Picasso, que una visita a su estudio era como viajar a la misma Siberia. POr lo visto puestos a elegir, prefería pagar el precio de la fama y las cenas con actores y artistas del circo, que el del carbón o el sastre más elegante de París.
Vivir o morir, ¿qué precio estás dispuesto a pagar? dicen en las películas de SAW... (acaban de estrenar la número 3). Desde luego la primera parte de la saga está muy bien, un guión buenísimo, con imágenes nacidas del más siniestro subconsciente. Si tuviera más de 60 años, podría ir a verla por 1 euro los martes, pero seguramente a esas alturas, también tendría que pagar facturas de médicos y pastillajes diversos, y quien sabe si el precio de alguna decisión equivocada, así que puestos a elegir, pagaré por hoy el precio de no haber dormido suficiente y quien sabe si el de una cuantas fotocopias para el taller.
POr cierto habéis visto el precio de las fotocopias...
Ciao, Patbel

06 noviembre, 2006

INFILTRADOS


Llego a trabajar y la luna de ayer sigue ahí, viéndolo todo, contemplándolo todo y en silencio, suspendida en un lado del cielo -tan recatada es-, iluminada y blanca y perfectamente circular.
Es la luna llena, amiga de lobos y de lunáticos, compañera de bañistas desnudas y de suicidas, enemiga de las aves rapaces y de los cacos que aprovechan de la oscuridad de ciertas calles para entrar en las casas y robar los sueños de sus dueños.
Lleva ahí desde ayer, la misma luna que ya estaba ayer noche cuando salimos del cine. Por fin había dejado de llover -¡bendita lluvia!- pero las fachadas de los edificios rezumaban humedad y las calles estaban embarradas.
Calles embarradas en la ciudad. Los ciudadanos, los urbanitas no están acostumbrados y saltan con torpeza y malas caras esquivando los charcos.
Más de uno se acuerda de toda la familia del Alcalde -el munícipe por antonomasia- o por lo menos de la más cercana. Muchos no le votarán por esto. Por esto y por tanto agente de movilidad que desaparece de los cruces conflictivos cunado llueve y los semáforos dejan de funcionar (casi mejor así).
Y ahí están en el aire de la noche, revoloteando unas pocas preguntas para hacérnoslas antes de ir a la cama: ¿Acabarán las obras antes de las elecciones? ¿Seré capaz de levantarme mañana? ¿En quién se puede confiar?
"¿En quién se puede confiar?" Le pregunta Costelo a su amigo el Francés. ¿En quién se puede confiar en este mundo lleno de ratas?
Martin Scorsesse lo ha vuelto a hacer, ha vuelto a regalarnos una magnífica película: INFILTRADOS. Es un maestro que se permite el lujo de jugar con las cartas levantadas y mantenerte sentado durante más de dos horas.

Ideal para olvidarse del alcalde y de las obras, para comentarla con la luna o con tu novia.
SAlud

02 noviembre, 2006

DÍA DE DIFUNTOS

Del día de Todos los Santos recuerdo el último sol prendido de los cipreses en el cementerio -los cipreses son tan serios, tan formales, que no cambian de color y nunca invitan al otoño-. Recuerdo lo inconcebible de que fueran todos y la pregunta oportuna y lógica de niño ¿cuántos son? ¿Cuántos santos son todos?. Recuerdo un arrastrar de terciopelo gris las sílabas y el extrañamiento de una fiesta sin fiesta -he olvidado si la comida era de fiesta o de día de diario-.
El Día de Difuntos era otra cosa. Tal vez ayudara a ello que venía precedido por los santos como teloneros y el espíritu y el ánimo ya estaba dispuesto para ello. Del día de Difuntos me quedará siempre una calavera y una palabra. La palabra es 'catafalco':
Túmulo adornado con magnificencia, el cual suele ponerse en los templos para las exequias solemnes. En la novena de difuntos, en el pasillo central de la iglesia de mi pueblo colocaban un enorme catafalco que era como un ataúd en alto cubierto por densas telas negras. En la cabecera del mismo, una calavera. Me estoy viendo allí sentado, fascinado por el negro y por la calavera.
La Iglesia, en mi opinión equivocadamente, ha pretendido la modernidad renunciando a catafalcos y otras dramatizaciones. Qué error, es ahí donde reside lo moderno.

Cómo olvidar a Don Juan, pero más que a Don Juan, al Comendador, comensal ejemplar, convidado educado, que aún muerto se presentá a la puerta de Don Juan para la cena. Hace unos años fui a ver el Tenorio al Teatro Español por estas fechas y no me decepcionó.
Ahora, tan contradictorios como siempre, tan insoportablemente contradictorios y hasta imbéciles, he
mos tomado la tradición foránea y ajena de Halloween. Imitamos y copiamos malamente y con vacio, las costumbres del país, del imperio del que abominamos, al que aborrecemos y contra el que nos matifestamos y ensuciamos las paredes.
En fin, más allá de si la muerte es el camino o la muerte es el final, obviando si la muerte es tránsito o apagón de luz definitivo, la pregunta sigue siendo la misma, seguirá siendo la misma por los siglos de los siglos, la pregunta no es si hay vida después de la muerte, la pregunta es si hay vida antes de la muerte.
Por vuestros muertos.
Salud

25 octubre, 2006

EL APOCALIPSIS VA A LLEGAR

Desde sus días de esplendor, allá por el pleno corazón de la Edad Media, cuando el milenarismo era el último grito en ideologías y movimientos ciudadanos, poco es lo que se habla del Apocalipsis y lo poco que se habla se reduce a espacios e interlocutores de los que es mejor no hablar.
En cierto modo es lógico. En una sociedad tan ilustrada, racionalizada y empírica como la nuestra, qué consideración iban a tener las revelaciones
del Diácono de Patmos, que seguramente estaría bajo los efectos de alguna sustancia o bien tendría mal dormir.
Pero, ay amigos, la cosa ha cambiado y no tiene muy buena pinta: ¡Penitenciagite!
Ya no son probes diáconos analfabetos los que nos hablan del Apocalipsis, ahora se trata de expertos geólogos y paleontólogos, de la universidad de Utrech, quienes dirigidos por el también experto Jan van Dam nos advierten de que la especie humana se extinguirá el año 2.252.006.
Lo que se dice un Apocalipsis en toda regla, salvo que en esta ocasión no ha sido publicado en la Biblia, sino que viene avalado por la prestigiosa revista Nature, y tiene la forma de un informe científico en toda regla.
Es precísamente este adjetivo 'científico' en el que me hace temblar, pues cuando los científicos se ponen a un tema ya sabemos que son gente muy seria. Son tan serios que hasta nos informan del día exacto en que ocurrira nuestra extinción, por si acaso teníamos pensado hacer algo ese día: el 31 de octubre del año 2.252.006

No vamos a entrar ahora en las razones que les han llevado a efectuar este vaticinio, pero tiene algo que ver con un desfase en la órbita terrestre, que se alejará del sol y hará mucho frío (ríete de los inviernos de ahora).
Sin duda alguna en España esta noticia ha provocado efectos singulares y yo ahora me explico muchas cosas.
Ante la inexorabilidad de nuestro fin, sabiendo hasta incluso la fecha, nos ha debido entrar el síndrome de
oledlasrosasmientraspodais, pues sólo desde esta enfermedad se puede comprender la desidia, pasividad, indiferencia, desinteres y pitorreo estilo ancha es Castilla, con el que nos estamos tomando las circunstancias que constriñen la realidad de nuestro querido país -¿país? ¿nación? ¿Estado? ¿España?-.
Sólo desde la asimilación de nuestra extinción, se explica que quien asesino a 25 personas pueda salir de la cárcel a los 18 años, y aquí no pase nada, ni tiemblen los cimientos; sólo desde la asunción de la desaparción de la especie humana se explica la negociación con los asesinos, la mentira más vil, la demagogia, la renuncia a los valores sustantivos que deben dar sustancia a una democracia que en su ausencia sería meramente formal, vacía, hueca, la rendición, y que aquí en este antiguo solar de nuestros antepasados no pase nada, salvo el otoño que pasa y las hojas que se lleva.
Que Dios nos pille confesados!
Mierda de país.
Salud