06 noviembre, 2006

INFILTRADOS


Llego a trabajar y la luna de ayer sigue ahí, viéndolo todo, contemplándolo todo y en silencio, suspendida en un lado del cielo -tan recatada es-, iluminada y blanca y perfectamente circular.
Es la luna llena, amiga de lobos y de lunáticos, compañera de bañistas desnudas y de suicidas, enemiga de las aves rapaces y de los cacos que aprovechan de la oscuridad de ciertas calles para entrar en las casas y robar los sueños de sus dueños.
Lleva ahí desde ayer, la misma luna que ya estaba ayer noche cuando salimos del cine. Por fin había dejado de llover -¡bendita lluvia!- pero las fachadas de los edificios rezumaban humedad y las calles estaban embarradas.
Calles embarradas en la ciudad. Los ciudadanos, los urbanitas no están acostumbrados y saltan con torpeza y malas caras esquivando los charcos.
Más de uno se acuerda de toda la familia del Alcalde -el munícipe por antonomasia- o por lo menos de la más cercana. Muchos no le votarán por esto. Por esto y por tanto agente de movilidad que desaparece de los cruces conflictivos cunado llueve y los semáforos dejan de funcionar (casi mejor así).
Y ahí están en el aire de la noche, revoloteando unas pocas preguntas para hacérnoslas antes de ir a la cama: ¿Acabarán las obras antes de las elecciones? ¿Seré capaz de levantarme mañana? ¿En quién se puede confiar?
"¿En quién se puede confiar?" Le pregunta Costelo a su amigo el Francés. ¿En quién se puede confiar en este mundo lleno de ratas?
Martin Scorsesse lo ha vuelto a hacer, ha vuelto a regalarnos una magnífica película: INFILTRADOS. Es un maestro que se permite el lujo de jugar con las cartas levantadas y mantenerte sentado durante más de dos horas.

Ideal para olvidarse del alcalde y de las obras, para comentarla con la luna o con tu novia.
SAlud

7 comentarios:

DIgnam dijo...

la verdad es que estamos en la sociedad de la paranoia, la peli es francamente buena, un juego de máscaras a la griega!! y con el vigor masculino de Scorsese, ¿en quien se puede confiar? es curioso pensar que para confiar en alguien lo que cuenta no es lo que sabes, sino lo que no sabes, ser capaces de convivir con ese margen de incertidumbre.
"Si tú no te relajas yo no me relajo"
Hay diálogos buenísimos, besos.

Laureano dijo...

Es una lástima que este chico, Di Caprio, hudiera el Titanic. Porque luego lo hace bien, pero claro, le cuesta a uno quitarse de la mente esa imagen de pesadilla en la que quería ser el rey del mundo.

Patbel dijo...

"El Rey del Mundo" es una marca de puros que no está nada mal, alomejor Di Caprio quería en realidad ser el propietario d3 una empresa tabaquera cubana, y Kate entendió lo que le dió la gana, es lo que tiene el lenguaje...para fiarse de verdad mejor los num3ros.
A por los 20.000!!

Guicciardini dijo...

No sabía que también entendieras de puros. Eres una auténtica caja de sorpresas Pat
Algún día será un placer conocerte.

Patbel dijo...

El placer será mío... ¿cómo podré reconocerte?

Guicciardini dijo...

Es muy fácil, tengo ojeras de zozobra y llevo al cuello un collar de famélicas esperanzas.

Oscar dijo...

Por cierto, quien esté interesado en Chagall, le recomiendo que lea su atuobiografía: Mi vida.
Es una delicia.