21 junio, 2006

LOU ANDREAS SALOME

Llegué a la figura de Lou Andreas Salomé, en un principio, por la sonoridad y teatralidad del nombre, que luego se convertiría en una extraña metáfora de la propia ambigüedad y magnetismo del personaje.
Lou Andreas Salomé...los nombres conjuran nuestros destinos mucho antes de que sepamos que hacer con nuestras vidas. Un nombre, como éste, hilvanado con apellidos de maridos y amantes, a medio camino entre lo masculino y lo femenino, entre el mito de la muj
er fatal, entre la dulzura y la muerte. Encontré el nombre por primera vez en boca de artistas, en historias de musas y escritores malditos, entre leyendas de genio y de locura. Sin embargo, a diferencia de otras mujeres como Alma Mahler, Cosima Wagner o George Sand, había algo en Lou Andreas que la diferenciaba del resto; una especie de empeño en no gustar necesariamente. Finalmente, detrás del nombre surgió la mirada, la imagen, la cara de Lou, con algo de "angel terrible" como diría su amado Rilke. El amor imposible de Nietzsche, fué también una brillante escritora e intelectual rusa interesada por la historia de las religiones y del arte, por la filosofía clásica y oriental, y sobre todo interesada en no emular a nadie más que a sí misma.
Fué también, la primera y única mujer admitida por Freud en el círculo psicoanalítico de Viena y la apasionada amante y amiga de Rainer María Rilke, con el que mantuvo una intensa
actividad epistolar. Hay personas que tienen el destino irremediable de convertirse en personajes. Me gusta imaginar... los viajes por Italia con Rilke, las conversaciones en Viena con Freud, esos primeros encuentros entre Nietzsche, Paul Ree y Lou, en los que cuenta la escritora, que el propio Nietzsche al conocerla dijo:
¿Desde qué estrella hemos venido a caer aquí, uno frente a otro?


Pat Bella.

19 comentarios:

Guicciardini dijo...

Sabías, Pat Bella, que cuando tenga un perro le llamaré Rilke?
Gracias por tu artículo.
Qué el Sol Todopoderoso te colme.

Pat Bella dijo...

Pero que casualidad Guicciardini!! yo había tenido la misma idea!
...¿Desde qué estrella...

PD:el mío será un perro pequeño-mediano, un jack terrier por ejemplo, son apacibles pero bravos! y con alguna mancha de un pedigree dudoso.

paul atreides dijo...

Mi jefe es gilipollas, un mastuerzo pavisoso e inútil que con 35 años sigue viviendo con su madre. Un patético mentecato con el sentido del humor en el ojete....en fin....

paul atreides dijo...

qué grandes mujeres ha dado la historia ciertamente....y qué grande fue Nietzsche, mi filósofo favorito.

paul atreides dijo...

Y qué imbécil es mi jefe!.....

Anónimo dijo...

Pat Bella:
¿Podrías facilitarme alguna biografía o texto sobre esta mujer?
Gracias

Oscar dijo...

Ya siento el apoteósis del Sol en su solsticio.
Retumbe el mar y cuanto contiene,
la tierra y cuantos la habitan;
aplaudan los rías, aclamen los montes.
Dejad que el Sol os ilumine y de luz a vuestro caminar.
Gritad, vitoread, tocad!

paul atreides dijo...

Mi jefe nunca podrá llegar a superarse a sí mismo como hombre, porque dudo que algún día llegue siquiera a ser un hombre.....mientras tanto yo hoy me despacharé a gusto con él enviándole todas las llamadas que lleguen a mi teléfono, patética venganza sí.......pero jode....

Guicciardini dijo...

Querido Paul.
Aunque no suelo simpatizar contigo, hoy voy a regalarte una cita de tu amigo Nietzsche que tal vez te sirva de consuelo y aplaque tu sed vengativa:
No levantes tu brazo contra ellos, son muy numerosos y tu destino no es el de espanta moscas.

paul atreides dijo...

jajajjajaja gracias, razón no te falta. touché!

Anélido Pérez dijo...

Melucina Asesina:
¿Cómo piensas celebrar el solsticio?

Meluca la lombriz ... dijo...

Querido Anélido, como sabrás somos más amigos de las humedades jugosas de la tierra que de los implacables rayos del sol, así que pienso salir con los primeros rayos de la noche en busca de tierra fresca, y no descarto sumergirme en un buen mezcal!!
Te apuntas?

Pat Bella dijo...

un buen libro de Lou Andreas es "Compendio de algunos recuerdos de mi vida", también hay un libro "El día en que Nietzsche lloró" que habla de la relación y de sus vidas,
gracias!

Pat Bella dijo...

Paul, jajajjajaa, por la descripción de tu jefe, esconde la biografía de todo un asesino en serie!!esa madre... no me gustaría saber lo que tiene congelado en la nevera! por si acaso sigue pasándole llamadas.

Nietzsche me gusta cuando habla del cuerpo y de la danza.

Anélido Pérez dijo...

Meluquina:
Mezcal, cuántas resonancias encierra esa palabras, cuántos viajes con sólo mencionarla, cuántos imposibles, cuántas metáforas!

Guicciardini dijo...

Paul:
Dale a tu jefe una copa de buen mezcal de Guajaca. Ya verás que risa.

paul atreides dijo...

si bueno no creo que sepa ni lo que es el alcohol, es más pazguato.......

paul atreides dijo...

lo más trepidante y divertido que este pobre diablo debe haber hecho en su vida es ir a la semana fantástica del corte inglés del brazo de su madre a que le eligiera pantalones (que encima siempre viste igual coño qué poco gusto tiene....)

Meluquina la lombriz asesina dijo...

Ay!...Anélido..! cuanta nostalgia...! parece que hubieras conocido tierras mejores, parece que hubieras vivido mil años...,como dijo un mexicano, "también somos lo que hemos perdido" te acuerdas?