14 junio, 2006

DE GAZPACHO, SALMOREJO Y AJOS BLANCOS

1. GAZPACHO ANDALUZ.
CON EL GAZPACHO PASA LO MISMO QUE CON LA TORTILLA DE PATATAS; Todo el mundo tiene su propia receta y a nadie le queda tan buena como la que hacen en su casa. Así que yo también tengo mi propia pócima mágica tomatera, que procuro engullir diariamente. Eso sí, nunca me queda igual.
La palabra gazpacho, en uso coloquial, es sinónimo de mezcolanza, confusión, batiborrillo, revoltijo. Etimológicamente, es quizá un derivado mozárabe del prerromano "caspa", en el sentido de residuo, fragmento, por alusión a los pedazos de pan (yo no le pongo pan) y verdura que entran en el gazpacho.
Es un plato sabio, del campo andaluz, que permitía a los trabajadores andaluces aguantar las altas temperaturas durante la cosecha. Me ha llamado la atención descubrir, que en su origen, el gazpacho se hacía directamente en el mortero, majando el ajo, los tomates y el pimiento y añadiendo poco a poco el aceite. Lo del "majao" suele dar un buen toque a los platos.
Otro día hablaremos del gazpacho de melón y bogavante, y de la sopa fría de aguacate y coco, son platos de origen urbano y fruto del pastiche gastronómico actual, que, a veces da buenos resultados...También hablaremos del salmorejo y del ajo blanco. Aprovecho la ocasión para hacer un llamamiento desde aquí a la recopilación de buenas recetas de ajo blanco, no acabo de encontrar una buena.
La receta: Los tomates tienen que ser muy maduros y muy buenos, los de pera o los de mata o rama van muy bien. Yo pongo unos diez o doce tomates (1 kilo o 1 kilo y medio aproximadamente), los escaldo y los pelo, los corto. Luego le pongo un pimiento verde pequeño o medio grande, media cebolla, dos ajos, y un trozo de pimiento rojo (lo del pimiento rojo no lo suele hacer nadie pero da color y un poco más de picor) y un pepino pequeño o medio grande. Añado aceite de oliva, mi forma de medir es muy "amateur" pero lo que hago es echar dos lineas gordas de la botella. Y al final un chorreón de vinagre.
Es importante batirlo todo, y luego, pasarlo por el chino o colador.
De guarnición le suelo poner trocitos de jamón serrano y huevo duro.
¡Qué hambre me está entrando!
Espero que os guste.
Pat Bella

PD: También existe el Gazpacho de Morón de la Frontera, es un Festival Flamenco que está muy bien. Este año actúan Pansequito y Capullo de Jerez.

8 comentarios:

Guicciardini dijo...

Nunca había oído la expresión trabajadores andaluces. Y si la oí alguna vez, francamente creí que no existía ninguna realidad con la que se correspondiera, o sea que era un 'flatus vocis'

Pat Bella dijo...

Querido Guicciardini sabía que detectarías rápidamente la "flatus vocis" del texto, nuestro blog sigue vivo...

Lila dijo...

Guicciardini,
tu tambien te has dado un nombre,(flatus vocis), realidad nominal, mejor nominalista, que solo de ti depende.
Eres tu el verdadero Guicciardini???
Por favor, no sea tan duro,
casi tengo miedo que me contestes.
...Es mi primera vez...contigo!

Guicciardini dijo...

Claro que soy el verdadero Guicciardini!
¡Quién iba a ser si no!
Diplomático de la Signoria florentina, a caballo entre los siglos xv y xvi.

Lila dijo...

Gracias por tu "diplomatica" respuesta.
Perdoname por haber dudado de tu identidad.
Me he sentado muchas veces a la mesa de Casa Medici, entonces...eras tu!!!

Guicciardini dijo...

NO, tal vez me confundas con mi hermano Luigi, que fue Gonfaloniero. Yo soy Francesco.

Lila dijo...

no te habran dado nada que comer, los Medici, pero algun trabajo..

Anónimo dijo...

(la receta,una de ellas.por fin en tarifa,Oscar,Patricia,cuidado con el mole,todavía tengo la cicatriz del último.omitiré el lugar
AJOBLANCO
-150 g de almendras
-1 trozo de pan
-1 taza de aceite de oliva
-2 dientes de ajo
-1 l de agua
-1/2 copa de vinagre de Jerez
-sal

PREPARACIÓN:
Se machacan en un mortero los ajos pelados y las almendras crudas con un poco de sal. Se trabaja la mezcla hasta obtener una pasta. Se remoja un poco de pan seco del dia anterior, y se incorpora a la pasta unicamente la miga. Se sigue batiendo la pasta con el mortero hasta obtener una textura uniforme, entonces se vierte el aceite muy lentamente, como si se quisiera ligar una mahonesa. A continuación se añade un poco de vinegre y el agua que se crea conveniente para conseguir una textura deseada. Guardar en el frigorifico y servir en frio. Recordad que la corteza del pan lo dejará menos "blanco". Tambien hay quien le echa un poco de leche, y como alternativa a las uvas se puede añadir tambien manzana, golden o granny smith, si te gusta un poco mas acida