23 marzo, 2006

LA JUSTICIA VALE MÁS QUE UN IMPERIO

Y supongo que algo habrá que decir al respecto. Permitidme que no lo diga yo, dejadme que llame a otro a que lo diga.
Amigos, escuchadme: No hay más que dos posiciones en el mundo: la d e los que quieren la paz y la de los que quieren la justicia. La paz hoy la quieren los mercaderes porque con ella se hacen mejor las transacciones y los cambalaches. Y la justicia la defienden los poetas y el hombre prometeico porque con la justicia se camnia hacia la luz y la renovación. No importa lo que pueda acarrear la defensa de la justicia; podrá traer consigo la ruina y la desolación, pero el hombre se habrá salvado siempre. Y si el hombre se salva, la victoria es suya: del hombre. ¿Y qué otra cosa importa sino el hombre? ¿O es que estamos aquí para servir al mercader, al go-getter y al pescador de caña?
No hay más que dos posiciones esenciales en el mundo: la de la caña de pescar y la de la lanza manchega; la del pescador inglés y la del payaso español; la heroica y la pragmática. Todo lo demás no son más que las viejas protestas que se han alzado siempre contra ese zorro pescador, que ha edificado unas presas enormes con el oro de su rapiña, a las corrientes de la Historia, a la evolución del mundo, y más le importa defender su imperio que salvar al hombre.
[...]
No se sale a buscar un imperio por el mundo; se sale por el mundo llevando en la mano la justicia. Luego el imperio se aparece de improviso para darle ocasión al hombre de usar esa justicia. Después se pierde el imperio y se lleva uno la justicia consigo, porque ellas es la generadora de todos los imperios legítimos, los cuales.

Por cierto, mañana me voy a Berlín. Si regreso, ya os hablaré el lunes de un terrible suceso que presencie ayer tarde.
Salud!

6 comentarios:

DMR dijo...

Y qué decía Unamuno también sobre la paz? "Dios te dé la gloria, pero no la paz, porque..." Recuerdas lo que decía?

Nocte dieque incubando
Diego

Anónimo dijo...

Rajoy¿esunpoetaounhombreprometéico?

Belcha dijo...

También todo no es blanco o negro
Un saludo

Anónimo dijo...

Si ya Ángel Cristo negociaba con leones: Si lo hacían mal, látigo. Si lo hacían bien, carne.
Alguien me puede decir claramente con qué clase de carne vamos a negociar en esto? Yo recorro todos los días el mercado y aseguro que la carne que le gusta a estos no se le puede dar de ninguna manera, a no ser que disfracemos la carne para que el público no sepa que se la damos.
Os queda poco
Pedro

kuko dijo...

demos una oportunidad a la palabra. ¿por qué no?.
¿Qué sería de la justicia y de la paz sin las palabras?.
palabras de carne y hueso.
kuko.
salud.

Guicciardini dijo...

Dice Cuco que hay que dar una oportunidad a la palabra. Todas. Decía León Felipe, autor del texto "La justicia vale más que un imperio", que la palabra es un ladrillo para tirárselo a Dios con la fuerza de una blasfemia o de una plegaria y romperle la frente y ver si allí está la luz, o está la nada.
Salud