08 noviembre, 2012

HEROÍNA


No es menor el valor de esta flor que el de Leónidas y sus trescientos espartanos. 
Aquellos se enfrentaron a los temibles persas seguros de su muerte.
La margarita, es el último baluarte que nos separa y protege del general invierno.
Ya sólo queda ella, todas sus compañeras, aquellas que formaron legión y primavera, han caído ya. Sus cuerpos insepultos.

5 comentarios:

Casilda Casi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Casilda Casi dijo...

Si, no; si, no...
Tendremos que conformarnos con la camelia y el ciclamen...

Un abrazo,
Casilda
http://casildacasi.blogspot.com.es/

Dumas dijo...

La Camelia, su Dama, murió con vómitos de sangre, tuberculosis....

Anónimo dijo...

Siempre son ellas las que ven antes que nadie, el cambio de una estación a otra, del cálido calor del verano al frío y gélido invierno...

Anónimo dijo...

Quien tiene amor, no tiene invierno. Este otoño me debato entre el verano sin fin o el más duro invierno... Me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere, me quiere...?