29 noviembre, 2012

DOROTHY EN BICICLETA



La bruja buena del Norte -¿acaso hay brujas malas en el Norte?-, le sugirió la senda a Margarita. 
Para llegar a la Ciudad Esmeralda, debía seguir el camino de baldosas amarillas, eso sí, sin quitarse nunca los zapatos rubí que calzaba la bruja mala del Este, recientemente fallecida por el impacto de una casa que le cayó encima..
Sabiendo que a las brujas, ya sean buenas o malas, del Norte o del Este, nunca hay que hacerles caso, Margarita -quien para este cuento eligió cambiar su nombre por el de Dorothy- prefirió seguir el camino de las hojas amarillas, cuyo sonido al pisarlas es mucho más esponjoso y acompaña.

4 comentarios:

Casilda Casi dijo...

Bella foto, Oscar. Parece que Margarita se dió un plácido paseo.

Feliz día!!

CAsilda
http://casildacasi.blogspot.com.es/

Des-corazonado dijo...

Yo también quiero visitar la ciudad esmeralda. Necesito un nuevo corazón.

Anónimo dijo...

Como dicen en "miña terra galega", las meigas haberlas haylas... menos mal que ésta tenía buenas intenciones... besos.

R.S.B.

Mujer de hoja-lata dijo...

Me gusta el relog que suena! o es un marcapasos?