12 agosto, 2009

LA ALAMBRADA

Desde su nacimiento siempre había tenido la intuición de que su belleza iba ligada indisolublemente a su tragedia.
No dejó, sin embargo, que esta revelación, que a otros hundiría o tornaría su ánimo melácolico o flemático, afectara a ninguno de sus días y fue feliz hasta el extremo.
Hasta el preciso extremo de aquel campo de trigo por el que huyeron todos sus familiares y pares.
Ella quedó atrapada en la alambrada.
Nunca más bella que en ese instante en el que se unió a su destino.

9 comentarios:

Cide dijo...

Qué maravilla de fotografía!

Tulsi Das dijo...

Conozco a esa princesa!

Anónimo dijo...

las fotos de flores no me suelen interesar mucho, hay algo demasiado obvio al fotografiar su belleza, sin embargo las alambradas son maravillosas...!
le habrían gustado a Dash Snow...

Libia dijo...

Crees que le habría gustado a Dash Sonw?
No sé...

Ignatius Reilly dijo...

la foto podría ser una metáfora de la (corta) vida y obra, pero seguro que le falta sangre, semen, y drogas para ser de su gusto.

Horse dijo...

In Blue y tu qué dices del destino de la bella aristócrata?

Lea dijo...

A mí me gusta el texto y la historia insinuada.

ago dijo...

a mí ese texto con esa foto

Nopuedodesvelarminombre dijo...

a mi me gusta Margarita y esta noche espero besarla.