24 febrero, 2009

PLANTA PERISCOPIO


Se oyen lamentos al otro lado de la mampara de hielo. Los seres están agotados de invierno y de cielos sólidos y opacos.
Necesitan el sol.
Por suerte, los días van aprendiendo a definir las sombras y la luz se va caldeando en un tono amarillento.
Antes de salir, por si acaso, pido a una planta de la orilla que me preste su ojo, cien por cient esférico y vegetal, y me sirva como periscopio.
Se ha ido la nieve y también las huellas de los animales en la nieve.
Es hora de regresar de debajo del agua.
Me seco y salgo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy se hizo la luz...

...y el caracol enseña el esqueleto en clases de anatomía, la rubia del coche rosa olvida la capota, el soldado tira la armadura mientras grita.

Hoy que por fin respiraste...

...se ahoga de golpe la humareda de las chimeneas, se evapora la calígine del crepúsculo, caen al suelo los candados oxidados.

Anónimo dijo...

Caen al suelo los candados oxidados, Pedro se agacha y recoge uno, lo examina, demasiado viejo. Mira a su alrededor. Solo ve polvo, y se siente objeto en un baúl cerrado. Se sienta sobre la tapa de un libro, a su lado una lámpara le guiña el ojo. ¿la froto? Solo se atreve a tocarla. Vibra, Pedro se estremece. Intuye unos pasos que se acercan. Bueno, estoy en un baúl, no pueden verme. ¿Hay alguien ahí?. Pedro mira la lámpara y desea, con todas sus fuerzas que llegue la primavera.

Danilo dijo...

No es la primavera lo que ha llegado, aún falta un tiempo. Lo que ha llegado ha sido la esperanza de la primavera.

Él dijo...

En la naturaleza patafísica hay procesos irreversibles y otros totalmente imposibles, como volver a unir la hoja que has arrancado de un árbol o separar la leche del café en la taza del cortado; demasiado salto entrópico. Otro ejemplo de proceso patacósmico imposible, aún movido por la euforia más primaveral, consiste en secarse antes de salir del agua.

Salud!

inBlo dijo...

Salud es lo que vamos a necesitar pequeños seres, porque el frío implacable tan sólo nos consiente un pequeño respiro de aires cálidos. Pronto volverá con sus helados amaneceres y sus tardes sombrías para explicarnos sus laderas tan blancas. Así que más nos vale coger aire con fuerza si queremos llegar (o volver) a la primera estación del ciclo.

De todas maneras no nos pongamos nerviosos; el cuarenta de mayo siempre fué una exageración.

salud pues!