12 febrero, 2008

PATAFIRENZE

Las alfombras de las salas de palacio amortiguan sus pisadas, pero no lo suficiente, los dos saben que esa no es su casa. Se les oye avanzar, detenerse ante un Rafael, volverse porque cuelga un Tiziano a sus espaldas -les observa con ojos que ya vieron hace siglos-, girar de nuevo sobre los talones y comparar el distinto dominio del color y de la luz y del conocimiento de los rostros humanos y del alma de los hombres de ambos maestros.
Detràs de las cortinas, de las vetustas cortinas, los balcones, la ciudad, los blasones, un rio y los puentes que lo salvan, y la cùpula flotando sobre un cielo azul de mediados de febrero, mezcla de sol y de frio, igual que aquella lo es de piedra y aire.
Genio Brunelleschi.
Grappa milagrosa.
Libros escritos en un lenguaje extraño que, piano piano, torna el viento claro. No se han visto pàjaros
Es posible que exista otra Florencia en Patacosmia? Arderán tambièn aqui las vanidades?
O se trata tan sòlo de un bello recuerdo? De una traiciòn hermosa?
"No aceptes los lugares comunes, no por comunes, si no por ajenos"
Teletransportaciòn. No es necesario facturar maletas.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Viajar se ha vuelto un circulo de melancolia.

Anónimo dijo...

Ya no te contesta, verdad?

Aquarius de Naranja dijo...

Creo que tengo catarro

Anónimo dijo...

TELETRANSPORTACION YA!!!!!!!

Tonino Carotone dijo...

Me cago en el amor!

Fifi dijo...

Delicioso recuerdo de flrencia.
cuando viajo veo muchos viejos, es difícil ver niños.

No se han visto pájaros??!! y vosotros dos que soiis sino unos pájaros de cuenta!