10 octubre, 2006

STEAK TARTAR

Todos los hoteles tienen un submarino dentro, y algunos, también un fantasma de la ópera.
Detrás de sus fachadas y sus recepciones con sonrisa, está lo mejor, el laberinto de pasillos sofocantes, un hervidero de idas y venidas, con toallas, sábanas limpias y cotilleos del personal. Detrás de una de esas puertas de Alicia..., encontré el acceso a las cocinas, hacia abajo, en el sótano. Una de esas cocinas industriales dónde nunca ves comida, sólo metal y grandes ollas burbujeantes. Y allí me contaron un cuento sobre extrañas personas que comen carne cruda:
STEAK TARTAR

Hace falta un solomillo de añojo (150 gr aprox.) el truco es cortarlo bien con el cuchillo, el cocinero me recomienda darle primero un par de pasadas con la batidora de mano.


Ahora la salsa para macerar bien la carne.
Se mezclan dos cucharadas soperas de vinagre de jerez, una cucharadita de mostaza (al estragón), y un chorro de salsa Perrins, y unas 12 gotas de tabasco , esto se mezcla todo muy bien, y se añade sal y pimienta. Una vez mezclado todo se añade una yema de huevo y un chorro de aceite virgen y se va ligando. A continuación se añade media cebolleta muy picadita, la clara de un huevo cocido, y la yema de otro huevo cocido.
Ahora se añade perejil picado, y (muy importante) un puñado de alcaparras que se aplastan bien con toda la salsa para que suelten jugo.
Finalmente se echa el solomillo en toda la salsa y se mezcla bien con la cuchara y el tenedor.

SE come. PUede hacerse con unas tostadas, a mí me gusta sólo, bueno, con un buen tinto. Como os podréis imaginar cuanto mejor sea la carne mejor.

En cuanto pude salí huyendo del laberinto masticando mi receta picante. Encontré una puerta de cristal, más escaleras, me crucé con un hombre con esmoquin, luego dos camareros que descargaban cajas, de repente fuí a parar a una joyería iluminada como si no existiera la luz del sol, y desde allí salí despedida al hall del hotel, en el que unos encantadores mayordomos me invitaron a perderme para siempre en las puertas giratorias que transformaban la realidad. ciao, Pt.

8 comentarios:

J. Carrión dijo...

Siempre me han dado miedo las puertas giratorias. Hace tiempo entré en una y salí muchos siglos antes en un país de gente extraña y lengua desconocida.
De todas formas, independientemente de la puerta, me alegro de que hayas vuelto.

Phill dijo...

Paulus, ¿era esto lo que comías en Cuenllas?

canonización para lucas leiva (si ficha) dijo...

Correcto. Mateo es un virtuoso de este plato y la receta de Pat me parece casi perfecta, digo casi porque la yema de huevo debe ser (si es posible) de codorniz, por su tamaño y densidad mejora mucho el plato.

Pat Bella dijo...

lo de la yema de codorniz no lo sabía pero pinta muy bien. merci!!
a mí también me dan miedo las puertas giratorias, quien la inventaría? no hay una peli de los hermanos Marx con una escena de puertas giratorias??, lo peor es cuando te metes con demasiada gente a la vez,y están todos apretujados, y se empieza a mover todo el mundo a pasitos pequeños y ridículos para que no te pille la de detrás!!!

Mateo dijo...

Efectivamente, la yema de huevo a ser posible de coodorniz.

Guicciardini dijo...

Por mi trabajo como diplomático he conocido infinidad de hoteles y todas las partes del mundo.
Y tuve la suerte de conocer al Fatasma de la Ópera, nombre artístico. En realidad se llamaba Luís Marcos, pero siempre fue consciente de que con ese nombre nunca podría cautivar a su amada.
Un personaje interesante, ciertamente. Tal vez un día os hable de él.
Gracias por volver Pat, aunque no creo que pruebe tu receta.

Hannibal la caníbal dijo...

querido Guicciardini, algo me dice que un paladar tan exquisito como el tuyo no podrá resistirse al tacto dulce y picante a la vez del steak tartar. Se que has recorrido muchas partes del mundo y muchas épocas de la historia...
¡¡Mollejas más altas han caído""!!!

ignatius Biltong dijo...

Así que hoy la cosa va de crudo(lo cocido otro día, que diría en de los pantalones).si os gustan los sabores puros os sugiero un tartar de atun, picado a cuchillo(nunca a maquina) con un poco de cebollino bien fino, o cebolleta, cilantro(o perejil)alcaparras y un poquito de aceite de oliva. servido con unas bolitas de aguacate con una vinagreta ligera de vinagre de manzana queda muy rico.
p.d. qué fue de Lila?nos la arrebató el viento?